El Calentamiento antes del partido en categorías inferiores

El calentamiento es el periodo de tiempo, que se utiliza para realizar una serie de ejercicios que permitan poner a tono toda la musculatura de nuestro cuerpo, para lleva a cabo una actividad que exige una exigencia física, en este caso jugar el partido, momento que llevan esperando y pensando durante toda la semana.

El calentamiento previo al partido suele ser de entre 30 o 40 minutos de duración. Esto va a ir en función de la hora a la que citemos a nuestros jugadores/as y la disponibilidad de la cancha.

En ese tiempo no haremos ejercicios para desentumecer y estirar los músculos sino que realizaremos ejercicios que tengan que ver con el juego, como el tiro, el pase, entradas… por lo tanto va a estar dividido en dos partes: una primera parte física y la segunda más relacionada con la técnica del baloncesto.

Se debe comenzar con poca intensidad para ir aumentándola progresivamente y volver a unos momentos de calma antes de que se inicie el partido.

El Calentamiento Físico

Su finalidad es conseguir que cada músculo de nuestro cuerpo esté a tono para dar respuesta a las exigencias que se le presenten durante el juego. Dependiendo de la edad el calentamiento puede variar: comenzaremos con carrera continua si son infantiles o cadetes, o con algún juego que logre activar su musculatura con los más pequeños, (como por ejemplo el pilla pilla, el comecoco  o cualquier otro que se nos ocurra y cumpla con lo que queremos). Estas actividades tendrán una duración de 5 o 10 minutos, pasaremos a estirar empezando de abajo arriba, tobillos rodillas, cadera…

El Calentamiento Técnico

Esta segunda parte de ejercicios tendrá una duración de 20 a 30 minutos. Hay que tener planificado lo que vamos hacer, y sobre qué aspectos vamos a incidir. Tienen que ejercitarse acciones que se vayan a requerir durante el partido. En muchas ocasiones damos excesiva importancia a las entradas (1×0) derecha o izquierda, esto está bien si les exigimos velocidad y técnica pero a veces se produce el efecto contrario, se ejecutan despacio y tenemos a los jugadores mirando mientras esperan en la fila. Esto tiene como consecuencia la perdida de intensidad. Los aspectos que se pueden trabajar son: el pase, 2×0 finalización en entrada, 1×1; bote, tiro y tiros libres. Haremos también hincapié en los movimientos sin balón, ya que en muchos momentos del juego van a realizar más trabajo sin que con balón.

Por último vamos a hacer referencia a una serie de aspectos que se deben tener en cuenta en los calentamientos.

  • Tenemos poco tiempo, así que debemos utilizar ejercicios y actividades que le sean útiles al jugador/a.
  • Establecer ejercicios que practiquen con asiduidad durante la semana, el corto espacio de tiempo impide que podamos estar explicando la actividad.
  • Correcciones cortas, claras y sencillas y si se pueden evitar, mejor.
  • Planificar el calentamiento, debe estar establecido previamente para que haya una coherencia y no tengamos que inventar.
  • Solicitar a los jugadores/as concentración e intensidad. Desde que lleguen a la cancha deben de estar motivados en el partido. Realizar un calentamiento de forma relajada significa que vamos a comenzar a jugar de la misma manera.
Comments are closed.